¿QUÉ SIGNIFICA SER UN SER HUMANO? – Mª Magdalena vía Pamela Kribbe

«Muchos de vosotros estáis cansados de ser humanos. Hay mucha lucha en vuestro corazón, dolor y miedo al pasado y, a veces, cansancio.»
Divulga Amor y Luz

«Muchos de vosotros estáis cansados de ser humanos. Hay mucha lucha en vuestro corazón, dolor y miedo al pasado y, a veces, cansancio.»

ESCUCHA…

 

 
 
LEE…

 

Amados amigos, amados hombres y mujeres:

¡Bienvenidos!

Yo Soy María Magdalena. Una vez estuve en la Tierra como una mujer que vivía y amaba, y que a veces se desesperaba y se derrumbaba con las emociones humanas que todos conocéis tan bien dentro de vosotros mismos.

Hoy estoy aquí hoy para exponer lo que significa ser un ser humano.

Muchos de vosotros estáis cansados de ser humanos. Hay mucha lucha en vuestro corazón, dolor y miedo al pasado y, a veces, cansancio y una desviación de la verdadera apertura, debido a lo que ser un ser humano en la Tierra podría causaros.

Todo eso es completamente comprensible porque cuando venís a la Tierra, encontráis una resistencia interna dictada por los recuerdos de vidas pasadas y alimentada por el anhelo del Hogar, un Hogar que una vez conocisteis en los reinos de la Armonía y la Luz. Tú llevas todos estos recuerdos dentro de ti y, cuando vienes a la Tierra como un alma que desciende, tu estado de ánimo a veces puede deprimirse mucho.

Conéctate con la parte de ti que está luchando aquí en la Tierra y acepta que tienes miedo de estar aquí. Tu conciencia no pertenece a la Tierra; tu conciencia es infinita, cósmica y se siente como en casa en todo el universo. Ella está aquí de visita y vive solo temporalmente en un cuerpo terrenal. Reconoce y da la bienvenida a la parte de ti mismo que tiene miedo de estar aquí, miedo de ser partícipe de la vida y miedo de abrirse a todo lo que puede experimentarse aquí en la Tierra. Deja que ese dolor esté ahí: la duda, la soledad, el aburrimiento, la desesperación… Te pido que te abras a esa herida, porque una herida sólo puede curarse cuando se vierte en ella una atención amorosa.

Muchos de vosotros queréis colgaros los adornos del camino espiritual. Pero cuando asciendes a la Luz, antes de que te des cuenta habrás dejado atrás lo terrenal. Lo que realmente se te anima a hacer aquí y ahora, es observar la oscuridad dentro de ti y enviar Luz a esa oscuridad que puede crear resistencia dentro de ti. Sin embargo, lo que puede darte mayor satisfacción, es descender a tu propia oscuridad, a tu soledad, a tu sensación de separación. Cuando haces eso, descubres quién eres realmente, descubres que eres un portador de Luz, alguien que puede iluminar la oscuridad.

Ahora imaginad que el viejo dolor que vive en vuestra alma está reunido en el centro de un círculo de personas. Ese dolor se expresa de muchas maneras; puede manifestarse como inquietud, ansiedad, tristeza, incertidumbre, sensación de desconexión…

Os pido que, mientras estáis en círculo alrededor de ese viejo dolor, os imaginéis que hay una antorcha encendida entre las manos de cada uno de ustedes que se extiende hacia el centro del círculo para que el dolor pueda iluminarse completamente. Así, una vez visto, ya no tendrá que esconderse en la oscuridad. ¡Deja que tu luz brille!

Tú no eres ese dolor; tú eres quien puede aliviar el dolor y transformarlo, y esa es tu verdadera tarea y misión aquí en la Tierra.
Cuando haces brillar tu Luz sobre tu propia oscuridad de esa manera, la Luz también brilla sobre los demás y los anima a hacer lo mismo. Por lo tanto, siendo como eres un trabajador de la Luz, comienza por ti.

La invitación más profunda está ahí para que aceptes y abraces por completo tus partes más vulnerables, y eso es lo que la mayoría de vosotros habéis estado haciendo últimamente. Cuando examinas las heridas más profundas de una persona, te das cuenta de que son las mismas en prácticamente todos los demás, ya sean hombres o mujeres, y puedes ver si se derivan de su necesidad de ser reconocido y amado o se derivan de un sensación de desamor e incomprensión.

La finalidad original de la sexualidad es la alegría. Cuando el hombre y la mujer se hallan en apertura y respeto mutuo, hay una unión de energías que es literalmente creativa. De esa unión puede nacer un niño, un maravilloso y magnífico nuevo niño humano.Pero ese encuentro también es creativo en un sentido más profundo. A nivel álmico, puedes ser vivificado y tocado por el alma de otro ser de una manera que es intensamente enriquecedora para ti, y por la cual te conviertes en parte del Uno sin perder tu individualidad. Ese es el verdadero significado del encuentro íntimo entre un hombre y una mujer. Siente la belleza de eso y siente cuán profundamente deseas eso, el significado sagrado de la sexualidad. Como alma, siempre estás buscando al Uno, para volver a ti mismo, para regresar a lo Divino. Tenéis muchos nombres para designarlo, pero todos son insuficientes: Dios, el Único, el Todo Lo Que Es, el Universo, el Cosmos…

Se trata de ese anhelo que sientes en lo más profundo de vivir en una seguridad incondicional, de ser aceptado por completo y de poder expresarte libremente. Esta profunda nostalgia vive en cada uno de nosotros y lo maravilloso del encuentro entre marido y mujer –o entre dos enamorados, que también pueden ser dos hombres o dos mujeres–, lo maravilloso del encuentro sexual es que se puede experimentar un vislumbre del Uno, de la Unidad. Es precisamente a través de esta polaridad, la dualidad de hombre y mujer, como se obtiene una visión de la Fuente, del Paraíso, y te enriqueces gracias a ella.

La sexualidad está destinada a ser una fuente de Luz, una tierna danza. Sin embargo, especialmente en el área de la sexualidad, el ser humano se ha lastimado profundamente; se creó distancia y hostilidad entre los dos sexos. La gente ya no se siente cómoda con la energía del sexo opuesto, incluso cuando esa energía está dentro de ellos. A las mujeres les cuesta asumir su energía masculina, su confianza en sí mismas, su poder… Y a los hombres les cuesta entregarse a sus sentimientos, a sus emociones, al disfrute y a la fusión con el otro.

¿Cómo pudimos llegar a eso? Sería una historia muy larga arrojar Luz sobre todos los aspectos de la evolución de la energía masculina y femenina. Pero el hecho esencial es que Dios, la Fuente de todo lo que existe, te ha dado la libertad de explorar y experimentar y de arriesgarte a obtener resultados en forma de energía desequilibrada. Pero era necesario entender quién eres y qué responsabilidad se te ha dado. No eres un niño en las manos de Dios, eres un Dios en ciernes que tiene que aprender a responsabilizarse y a estar en equilibrio con todos los elementos de la vida.

Tú eres un Dios en ciernes. Siente lo poderoso que eres y lo empoderado que estás. Tú eres uno e indivisible, y aunque estás inextricablemente vinculado a la Fuente de Todo, también eres totalmente tú mismo y completamente único. ¡Déjate penetrar por este conocimiento! Tú eres tú y nadie más, y eso en sí mismo es un milagro, un misterio. Eso es ser alma, indivisible y única; eso es ser un Dios, un creador libre, independiente y soberano. Ahora bien, ¿eres capaz de asumir toda la responsabilidad que conlleva tal soberanía? Esa es la cuestión principal. Una parte de ti no quiere asumir esa responsabilidad, y esa parte es tu sombra. Se siente impotente, ansiosa, separada de la Fuente. Quiere volver a casa, como un niño que llama a gritos a su madre. Y muy a menudo, el sexo romántico se usa como una forma de volver a Casa, pero no funciona.

La Fuente está dentro de ti, siendo tu propia persona única. Asumir tu plena soberanía es el primer paso hacia una relación madura. Encontrarse en casa estando en uno mismo, descansar en el propio interior, es la condición para establecer una relación profunda y gozosa con el otro. Pero tal condición va en contra del deseo infantil que a menudo se busca en una relación amorosa romántica, un deseo ardiente de morar en el otro, de fundirse completamente en el otro, como si el otro fuera un padre omnisciente en el que pudieras apoyarte como un niño. Es precisamente en el amor romántico donde el niño interior quiere liberarse de sus propias cargas y encomendárselas al otro. Entonces hay una dependencia emocional y pronto ambos miembros de la pareja quedan asfixiados.

El primer paso en una relación santa y sanadora es volver completamente a ti mismo, abrazar al niño o niña que llevas dentro y que se ha extraviado y se siente perdido. Asume tu papel de adulto; la otra persona no puede curar tus heridas; tu sanador eres tú, tu propia Luz. Cuando puedas descender dentro de ti mismo de esa manera, aceptándote profunda y completamente, estarás listo para extender la mano y tocar al otro con franqueza y asombro. Este es el segundo paso en la construcción de una relación alegre y abundante, que nos acerquemos el uno al otro con asombro, y asombro significa que no hay expectativas, que no buscas nada y que no necesitas nada, sino que simplemente miramos al otro con asombro y con interés.

La forma más hermosa de amor romántico es asombrarse, sentirse atraído por el otro, querer aprender y explorar al otro de la manera más abierta e íntima. Y hacerlo sin pretender contagiar a la otra esa persona con tu visión del mundo y tus ideas; sin querer moldearla según las expectativas y las necesidades, sino para jugar juntos. Sólo entonces podéis daros, porque así no hay presión ni obligación. Tú eres libre, el otro es libre y ambos se unen voluntariamente.

Entonces hay algo superior que los conecta a ambos, algo que descansa en el corazón. No estás tratando de cambiar ni de curar al otro y hacerlo mejor. No, lo que hacéis es celebrar la vida juntos, y así os vais curando. No a través del otro, sino a través de uno mismo y de la capacidad de descansar dentro de uno mismo, y desde allí estar abierto a recibir la riqueza y la abundancia de otra alma.

Ahora te pido que imagines que estás completamente en paz. Baja por tu columna a través del corazón y el abdomen hasta la pelvis, y siente que esa es el área de tu cuerpo que está asociada con la sexualidad. Siéntelo con asombro y apertura, sin prejuicios ni esa sensación de vergüenza o impureza que la sociedad y el pasado han asociado con la sexualidad. Siente que esa área es tan aceptable y neutral como, digamos, la sensación de un dedo del pie en tu pie. Es ahí donde está el ancla de vuestra humanidad y es ahí, en la zona del abdomen y la pelvis, donde se concentran vuestros instintos básicos. Ahí es donde descansas en la Tierra. Desciende conscientemente y simplemente mantente presente. Dondequiera que estés ahora, siéntete cómodo contigo mismo y con las emociones humanas que estás experimentando.

Lo que importa es que estás ahí para ti. Tu Luz, tu Núcleo, es capaz de afrontar cualquier cosa, porque es una Luz inmortal, una Luz que suaviza y comprende. Llena tu aura con esa Luz. Siéntete verdaderamente sostenido en tu propia Luz Divina y siente lo mucho que te ama el Universo, Dios, la Fuente de Todo. Esa es la razón por la que te creó, para que fueras tan único como eres tú. Tú eres totalmente aceptado, admirado y amado, porque eres quien eres, tal como eres ahora.

Desde ese estado de conciencia en el que te hallas ahora, dirige la atención hacia alguien a quien ames. Puede ser tu compañero de vida, pero también un amigo, tu hijo, tu padre o tu madre. Solo elige a alguien que te venga a la mente, con quien ahora quieras conectarte. Mientras te conectas con esa persona que ves frente a ti, quédate completamente contigo mismo; tus límites se mantienen, así que descansa dentro de ti mismo. Siéntete cómodo haciendo eso. Respira tranquila y profundamente y no sientas que tienes que ayudar o cambiar al otro. De hecho, no tienes que hacer nada en absoluto, solo permanece dentro de ti mismo.

Luego mira con franqueza y asombro a esa otra persona. Y aprovechando que está frente a ti, observa lo que desprende. Cuando observas de esa manera, te diriges al otro con asombro. No tienes que hacer nada y el otro no tiene que hacer nada. Solo observa cómo se ve el otro, cómo se mueve y qué notas de su energía. Luego te acercas a esa persona, mientras tu campo de energía permanece a tu alrededor. Desde tu corazón, sientes profundamente por esta persona. Deja  que lo que sientes al respecto surja espontáneamente y obsérvalo con asombro y sin juicio. Mira lo que te conecta de una forma más vital y alegre. No miréis lo que va mal, lo que choca, lo que provoca desencuentros, mira el hilo más elevado, el más ligero, el más alegre que os une, en el que la energía fluye sin esfuerzo entre vosotros y disfrútalo. No tienes que hacer nada con él, salvo disfrutarlo.

Recibe esa Luz durante un momento. Siente cómo la Luz fluye a través de ese hilo hasta tu corazón y observa lo que te hace. La Luz trae algo nuevo y brillante a tu vida, algo que te impulsa a seguir adelante, algo que te enriquece más. Lo recibirás estando juntos, mientras permites que el otro sea libre. Al asombrarte y dejar que el otro sea libre, te encuentres más profundamente. Ese es el objetivo de la verdadera intimidad.

El primer paso es sentirte cómodo contigo mismo, descansar en ti mismo y continuar haciéndolo incluso cuando estás en contacto con el otro. El segundo paso es maravillarse y no querer cambiar ni controlar al otro, sino simplemente mirar, sentir y descubrir. Y el tercer paso es aprovechar lo que fluye fácilmente entre vosotros cuando estáis juntos. ¡Aprovecha ese flujo y deja que el otro sea libre!

Las relaciones en la Tierra son muy valiosas. Ahí es donde encuentras energéticamente tus emociones humanas más intensas. Al principio dije que hoy estaba aquí para defender el hecho de ser humano. Con eso quiero decir que, históricamente, uno a menudo ha procurado manifestar lo Divino dentro de sí mismo trascendiendo la propia Humanidad, tratando de elevarse por encima de ella y, en realidad, huyendo de las propias emociones, convirtiéndose en un recluso para evitar los lazos de una asociación o relación genuina.

El camino hacia lo Divino se abre paso a través de la Humanidad y las relaciones porque, aunque es ahí donde se experimentan sensaciones profundas de soledad, anhelo y desesperación, también es donde se experimenta asombro, alegría, conexión y una intimidad tan preciosa. Una vez que te has relacionado profunda e íntimamente con otra alma dentro de la forma humana, esa relación permanece para siempre en la memoria de tu alma. Cuando el alma está profundamente tocada por ser un ser humano, por ser un hombre y una mujer conectados a través de la sexualidad, eso verdaderamente se convierte en un portal de entrada a lo Divino.

De ese modo, lo Espiritual, la Luz Divina, puede verdaderamente empezar a vivir en las personas y en la sociedad humana. La espiritualidad alcanza un resplandor vivo y dorado, no al estar aislado en un reino distante, sino precisamente a través de la interacción en la Tierra entre los humanos.

Te doy las gracias por estar ahí y por la apertura con la que conectas desde tu corazón. ¡Eso es lo que cuenta!

La verdadera Espiritualidad no se trata de disciplina, ni de desarrollar ciertas habilidades ni algunas artes que hayas dominado. Se reduce a una sola cosa, que es tener un corazón abierto, un corazón humano que desee inclinarse ante su propia oscuridad con asombro y dulzura para probar la Alegría del Amor: un Amor Humano y Cálido.

¡Muchas gracias!

MARÍA MAGDALENA

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 
Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.