ESTAR ATASCADO – Jeshua a través de Pamela Kribb

«Si estás atascado, o te liberas o te atascas más hasta que llega un punto en el que lo estás tanto que hay que hacer algo.»
Divulga Amor y Luz

«Si estás atascado, pueden pasar dos cosas: o te liberas o te atascas más hasta que llega un punto en el que lo estás tanto que hay que hacer algo.»

ESCUCHA…

 

 

 


LEE…

 

Amadas amigas y amigos:

Yo Soy Jeshua.

Estoy aquí entre vosotros para conectarme con cada uno y compartir nuestras energías. La energía que traigo se mezcla con vuestra energía, con vuestra Luz, con la sabiduría que habéis acumulado a lo largo de todas las vidas que habéis vivido aquí en la Tierra. De tal manera que juntos formamos un canal para que surja el conocimiento que se adapta al presente.

Estamos canalizando juntos. Siente cómo participas en esta canalización y cómo no eres solo un oyente, un estudiante que busca respuestas, sino que, al mismo tiempo, eres el maestro que sabe y siente las respuestas en su interior y que quiere transmitir este conocimiento a otros que están buscando.

Todos vosotros representáis ambos papeles. Eres un buscador, alguien que crece continuamente y está ocupado en renovarse y expandirse y, al mismo tiempo, también transmites tu energía a otros que quizá no estén tan avanzados en su proceso de cambio y que se benefician de tus descubrimientos y logros interiores que tú transfieres a los demás de forma natural. El arte de ser un maestro espiritual no se trata de tener la habilidad de divulgar el conocimiento de una forma elocuente y perfectamente redactada, sino de transmitir tu esencia de forma natural,

Hay momentos en los que sientes esa vibración muy claramente y entonces te conectas con tu núcleo más profundo. De manera que tu enseñanza no es algo que ofreces al mundo exterior, es algo que eres. Es tu vibración natural la que irradias espontáneamente a los demás. Si alguna vez te preguntas cuál es exactamente el propósito de la labor espiritual que has venido a hacer aquí en la Tierra, dirígete a ese núcleo de ti mismo donde reside la sencillez, la verdad de tu ser único. Si te conectas allí y provienes de ese núcleo, poco importa en qué forma permitas que tu energía fluya hacia el mundo. Todo lo que hace que te sientas bien, que te alegra y te inspira, te pertenece y, al darlo al mundo, con el tiempo serás recompensado. No deposites tu seguridad en formas o medios materiales, sino en tu interior, donde reina la paz, la naturalidad y la sencillez.

Quiero que sepas que cuando os digo esto, es también Aquel que está dentro de ti quien habla. En esta canalización, quiero expresar tu voz unida y fusionada con mi vibración única. Juntos formamos un campo y esa es la intención. Yo no soy un maestro que tiene todas las respuestas y se eleva por encima de ti. Está bien que cada alma exprese su propia sabiduría de una manera única y que se funda en un campo vasto y brillante que contiene toda clase de matices y facetas diferentes. Siéntete orgulloso de ser quien eres y nunca quieras imitar a otro. Siendo quien eres, serás más hermoso y más puro. La respuesta a todas tus preguntas se halla en ese núcleo central, muy dentro de ti, allí donde todo fluye fácilmente y puedes exclamar: «¡Oh, sí, en realidad es así de fácil! Esto es lo que soy: un ser ilimitado y libre. El miedo y la carencia no son reales y no pueden afectarme.»       

Por supuesto, hay momentos en la vida de todo ser humano en los que se pierde la conexión con el centro y donde todo se vuelve lúgubre y oscuro, y el miedo y la desesperación se apoderan de uno; la energía negativa, como tú la llamas. Pierdes la conexión con tu núcleo interno y todo lo que en un principio parecía simple y claro, ahora resulta complejo y complicado, algo sobre lo que tienes que pensar mucho y concienzudamente. Caminas en círculos y estás atascado, igual que una aguja en un fonógrafo puede atascarse en un surco mientras el disco sigue girando, pero nada cambia realmente. Tal situación te produce un agotamiento energético y una tristeza desesperantes e incluso puede llevarte a la depresión.

Si estás atascado, pueden pasar dos cosas: o te liberas o te atascas más hasta que llega un punto en el que lo estás tanto que hay que hacer algo. Energéticamente, como la vida nunca se detiene, atraerá un evento o producirá una erupción interna que te obligará a cambiar de dirección. La nueva dirección siempre será más intensa que la anterior, pero te ofrece la posibilidad de recorrer otros caminos que te brindarán nuevas oportunidades. Desde una perspectiva cósmica, no puedes quedarte atascado; la vida continúa fluyendo a través de ti, pero aún así puedes tener la sensación de que sí lo estás. Eso significa que anhelas algo con lo que ya tienes una conexión emocional, pero que no has visto ni tienes a tu alcance; permanece más allá del horizonte. Por eso tienes la sensación de estar atascado y surge la frustración y la decepción que parece confirmar que efectivamente lo estás.

¿Cómo salir de una situación así? Lo primero que tendrías que hacer es no juzgar si algo salió mal. Quizá te digas: «Debería haber estado allí o tendría que haber logrado esto o aquello y he fallado». Ese juicio hace que te hundas y te mantiene con más fuerza en esa situación. En cambio, si te miraras a ti mismo de manera más objetiva y desde una distancia mayor, dirías: «Aparentemente, hay algo que encuentro muy preocupante y difícil de tratar, y por eso no estoy en el lugar donde quiero estar». Si pudieras ver la sensación de estar atascado de ese modo, ese atascamiento se transformaría en una invitación a examinarte a ti mismo e investigar lo que quiere ser visto. Te asaltan emociones contradictorias porque una parte de ti anhela lo Nuevo.

¿Cómo lidias con ese miedo? Idealmente, si estás tratando de dar un paso hacia la renovación, tendrías que desapegarte de tu antigua identidad y convertirte en una persona nueva, de ahí que, en la literatura espiritual, se hable de un nuevo nacimiento o un segundo nacimiento. Sin embargo, ten en cuenta que desapegarte de tu antigua identidad no es fácil. Esa identidad ha sido construida cuidadosamente y consiste en una mezcla compleja de mecanismos, patrones de supervivencia y comportamientos que has usado para evitar y huir de emociones difíciles de tratar. Lo haces desde niño y como un niño para quien muy a menudo es su única estrategia de supervivencia, ya que las emociones que experimenta pueden ser demasiado abrumadoras para ser comprendidas por el espíritu infantil. Los niños, sobre todo los más sensibles, también pueden tender a experimentar como propios los problemas y las energías pesadas de sus padres; un problema que creen que deben resolver, pero que en absoluto es tarea de un niño. Así y desde la primera infancia, surgen profundos patrones de comportamiento para huir del dolor, el miedo y el trauma con el fin de encontrar formas de sortearlos y sobrevivir. Es muy importante que entiendas esto en ti mismo.

Hasta ahora, he estado hablando solo de una identidad que se ha formado en la infancia de esta vida, pero también llevas improntas de otras vidas, energías persistentes que, ahora, en esta vida, quieren ser descubiertas y liberadas. Por eso, al mismo tiempo que entras en una nueva realidad, acercarte a tu propia alma, autorrealizarte y mantener relaciones profundas con los demás, trata de mirar también con suma ternura y compasión a la parte de ti que tiene problemas para liberar lo viejo. Siente tu propia resistencia, miedo y desconfianza que puedes ver a través de los ojos del niño que tenía demasiado en su “plato” cuando era pequeño y no podía con todo.

Hasta cierto punto, cada uno de vosotros ha sido traumatizado emocionalmente, aunque solo haya sido por crecer en la Tierra con los muchos temores e ideas sobre la carencia y las creencias negativas que os rodean, es comprensible que hayáis perdido esa parte de vosotros mismos.

Quiero deciros que librar una “batalla espiritual” con las injusticias externas o tratar de cambiar el mundo que os rodea o forzar la aparición de un nuevo mundo, no es realista. Un verdadero guerrero que lucha por la Luz, encarna tanto las cualidades masculinas como las femeninas, y examina al niño o niña que lleva dentro, lo ve en su lucha y con gran ternura lo abraza, se compadece de él y lo tranquiliza. De ahí lo importante que es hacer uso de tus energías masculinas y femeninas en la sanación de ti mismo.

La energía femenina tranquiliza la parte de ti que está más ansiosa, que más sospecha y que, tal vez, ni siquiera quiera estar en la Tierra. La parte femenina extiende su mano, es suave y cariñosa como una madre, incondicional, acogedora y creadora de apertura.

También necesitas usar tu energía masculina, que simboliza ciertas fortalezas. A veces es importante tomar decisiones tajantes, poner límites, zanjar situaciones o despedirse de personas que mantienen viejos patrones. Mantener una compasión y comprensión inquebrantables por los patrones negativos que hay en uno mismo o en los demás, no es necesariamente un signo espiritual. A veces, la energía masculina exclama  con mucha contundencia: «¡Al diablo con eso!» Y te lleva por un nuevo camino en el que, claramente, puedes defenderte y atreverte a mostrar quién eres en realidad. Ese es el aspecto de la energía masculina que es esencial para liberarte. Por supuesto, también desde el lado femenino puedes experimentar, tanto contigo mismo como con los demás, una comprensión tan profunda de lo que está sucediendo que puede incluir negatividad, violencia e incluso destructividad. Pero tu yo masculino hace que te des cuenta de que estás en esta vida por ti mismo y que tienes que tomar decisiones que sirvan a tu Luz, a tu alma. Eso puede significar tomar decisiones claras y definidas, e incluso distanciarse de lo que no es esencial para ti y que ya no te conviene.

Imagina que ahora ves esta energía masculina en ti mismo en forma de una espada que sostienes en tu mano derecha y que en la izquierda sostienes un magnífico cáliz que representa la energía femenina receptiva y sanadora. Ambos son instrumentos que puedes usar para apoyarte a ti mismo. A veces, en una situación en la que los patrones se siguen repitiendo y cuando no hay un flujo renovador presente, es necesario empuñar la espada, hablar claro y no seguir siendo arrastrado por patrones con los que ya no te sientes cómodo. En otros momentos, cuando tienes que lidiar con emociones profundas de miedo o tristeza, es necesario que te apoyes y te cuides y que estés abierto y receptivo a tus emociones. Puedes ver el cáliz ante ti como si estuviera hecho de un cristal de un color curativo, en el que las emociones con las que más estás debatiéndote puedan verterse en él y ser bienvenidas. Y si no sabes lo que tienes que hacer en una determinada situación o con ciertas emociones, pregúntate intuitivamente: «¿Qué se necesita aquí, la espada? ¿Necesito dar pasos decisivos, establecer límites, separarme o es necesario que me interiorice y reciba mis emociones más profundas que están saliendo a la superficie? ¿Acaso necesito ambos?» La espada masculina y el cáliz femenino son dos herramientas que tienes a tu disposición.

Finalmente, os pido que sintáis la conexión que hay entre nosotros en este espacio. Centra tu mirada interior en el maestro que ya encarnas, en vez de en los conflictos y luchas que habéis compartido entre vosotros. ¡Siente la gran fortaleza que tienes; ese núcleo interior único y poderoso que está a tu disposición y que ya es perceptible en ti. Intuye cómo juntos formamos un canal y cómo recibimos la energía que fluye de todos nosotros! ¡Siente cuánta alegría, sabiduría y esperanza están presente en esta energía! Y cuando estés atascado, no te quedes paralizado mirando lo que no funciona, sé también  consciente de todo lo que va bien, de lo que fluye en tu vida y de lo que tienes para dar y compartir con los demás. ¡Y eso es tanto…!

Os agradezco que me hayáis permitido sentarme aquí entre vosotros y mezclar mi energía con la vuestra. ¡Sí!

JESHUA

Canalizado por Pamela Kribbe

www.jeshua.net

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

Más canalizaciones de Jeshua narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.